Los cortes de energía que exasperan a Ciudad del Este

0
9009

COLUMNA DE OPINIÓN: Ciudad del Este y sus municipios vecinos se encuentran sumidos en un ciclo interminable de cortes de energía eléctrica que han llevado a la población al límite de su tolerancia. En medio de temperaturas abrasadoras que superan los 40 grados, y una sensación térmica que parece no dar tregua, los habitantes de esta región se ven obligados a enfrentar diariamente una situación insostenible.

Las redes sociales se han convertido en el escenario principal donde la ciudadanía vuelca su frustración y descontento. Los mensajes cargados de sarcasmo y resignación evidencian la impotencia de una población que, a pesar de contar con dos poderosas hidroeléctricas en su territorio, sigue padeciendo la falta de suministro eléctrico de manera constante.

Es un hecho irrefutable que la zona alberga a gigantes de la generación de energía, entre ellas la monumental Itaipu, la mayor hidroeléctrica del mundo. Sin embargo, la paradoja reside en que, a pesar de esta capacidad de generación, la falta de electricidad persiste como una constante ¿Dónde radica entonces el problema?

La respuesta apunta directamente hacia la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), la entidad responsable de la distribución de energía en el país. Las promesas y anuncios de mejoras en el sistema realizados por esta institución han resultado ser meras palabras vacías que no han logrado calmar el malestar creciente de la población.

El hartazgo de los ciudadanos es comprensible y justificado. La falta de una respuesta efectiva por parte de las autoridades competentes ha llevado a una sensación generalizada de abandono y desamparo. En una época donde la tecnología y la electricidad son fundamentales para el desarrollo y bienestar de las personas, encontrarse a oscuras en pleno siglo XXI es simplemente inaceptable.

Es hora de que las autoridades asuman su responsabilidad y tomen medidas concretas para resolver esta situación. La población exige soluciones reales y tangibles, no más promesas vacías. Es imperativo que se lleven a cabo inversiones en infraestructura, mantenimiento y modernización del sistema eléctrico para evitar que Ciudad del Este continúe sumida en la oscuridad.

La falta de una solución inmediata no solo afecta el bienestar de los habitantes de esta región, sino que también pone en riesgo su seguridad y desarrollo económico. Es momento de poner fin a este ciclo de apagones y garantizar un suministro eléctrico estable y confiable para todos los ciudadanos. El futuro de Ciudad del Este depende de ello.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí