Unánime repudio a Jueza de Paz de San Cristóbal

0
361
La intendencia municipal, concejales y los feligreses católicos de este distrito, situado a 117 kilómetros al sur de Ciudad del este, por unanimidad piden la destitución de la Jueza de Paz Liliana Bristot, a quien acusan de actuar “al margen de claros preceptos legales, del decoro y la delicadeza que deben observar los magistrados judiciales”.
La feligresía y las autoridades municipales elevaron su voz de protesta luego de un altercado que mantuvo la citada autoridad judicial con miembros de la comisión de la parroquia San Cristóbal. Bristot, según la denuncia, maltrató y denigró a los integrantes de la citada comisión luego de negarse a pagar un canon por la inscripción de los niños que recibirán la Primera Comunión. La jueza se negó a pagar el monto solicitado por la inscripción de su hija y comenzó a despotricar contra todos los presentes.
Los denunciantes, nota mediante, denunciaron a la jueza ante el Tribunal de Ética Judicial pidiendo una ejemplar sanción para la magistrada, a quien tildaron de “actuar con mucha prepotencia, gritando y profiriendo improperios, tratando de bandidos e incluso denostando contra la Iglesia Católica y sus sacerdotes”, reza un párrafo de la nota enviada al referido tribunal.
Los integrantes de la comisión aclararon que aunque la jueza se negó a pagar el monto estipulado (G. 66 mil anual), en ningún momento se le negó el sacramento de la comunión a su hija, así como la misma denunció en las redes sociales. Ese dinero sirve para los gastos administrativos de la parroquia, pero no es obligatorio, es una colaboración voluntaria de cada feligrés, manifestó un vocero de la comisión.
La intendencia municipal también se adhirió a los cuestionamientos contra la jueza y emitió un comunicado y expresó su “repudio e indignación por la declaraciones inapropiadas realizadas por la Jueza de Paz, abogada Liliana Bristot, a través de sus reiteradas publicaciones en la red social Facebook, lo cual no condice con la conducta decorosa y ejemplar que debe mantener una magistrada”, dice el documento divulgado por la institución comunal y firmado por el intendente Ildefonso Santander.
Rolando Cáceres Salvioni, abogado.
Así como el intendente, la Junta Municipal también hizo público su descontento y divulgó un comunicado manifestando su “total repudio e indignación por las declaraciones inapropiadas” realizadas por la cuestionada jueza. 
Luego del impasse con los miembros de la comisión parroquial, la jueza Bristot utilizó el Facebook para cuestionar a los integrantes de dicho grupo, hecho que motivó la reacción de la comunidad católica y las autoridades municipales de ese distrito.
Según el abogado Rolado Cáceres Salvioni, la jueza denunciada, es conocida por su actitud belicosa e intransigente y en varias otras ocasiones ya fue denunciada por hechos similares. El profesional del foro agregó que además de eso, la magistrada se inmiscuye en cuestiones que están fuera de su jurisdicción y relató que Bristot realiza procedimientos judiciales en ciudades del departamento de Caazapá, o sea, fuera de su jurisdicción violando expresas normas relacionadas a la función que desempeña.
“Esta jueza, siempre con una actitud prepotente, constantemente está atropellando instituciones públicas y privadas nombrando al Ministro de la Corte Suprema de Justicia, Sindulfo Blanco, quien asegura es su amigo”, dijo Cáceres Salvioni.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí