Header Ads

banner pubicitario

Conocido estafador se niega a transferir inmueble


Un hombre fue denunciado de haber estafado a un matrimonio a quien vendió una propiedad en el año 2008, pero a través de argucias extendió el plazo para la transferencia, hasta que en contubernio con uno de sus hijos creó una empresa a cuyo nombre transfirió el inmueble. El autor registra varios antecedentes judiciales por hechos similares.


Liliana García, hija de don Ramón García Fariña (69) y Ramona Irene de García, relató las penurias que afronta su anciano padre desde que decidió comprar un inmueble de Juan de Dios Vera Irala, valuado en alrededor de G. 150 millones en aquella época. La mujer relató que la idea de su padre era convertir el bien adquirido en un lugar donde pasar los últimos años de su vejez.

El inmueble tiene dos hectáreas y está localizado en el kilómetro 24 de Minga Guazu y actualmente está valorado en U$. 350 mil.

García Fariña adquirió el inmueble al contado y el comprador se comprometió a transferirlo dentro del plazo establecido para este tipo de transacción, que no debe exceder 6 meses, pero pasaron los meses sin que eso ocurra. “Mi padre aceptó sin problemas la pequeña tardanza sin desconfiar de la mala fe. Jamás esperamos esto de ellos porque son vecinos y amigos”, dijo la mujer.

Manuel Vera Acosta.
La hija del matrimonio estafado siguió relatando que transcurrido un tiempo, su padre reclamó de nuevo a Vera Irala la transferencia del inmueble, pero grande fue su sorpresa que el bien ya había sido transferido a una empresa denominada Gaudete Import Export , cuyo socio gerente es Manuel Vera Acosta, hijo del vendedor. 

Para agravar aún más la situación, los directivos de la empresa citada hipotecaron la propiedad a un banco de plaza por G. 1.000 millones.

Según investigaciones realizadas por la familia García Fariña, esta empresa no está registrada como contribuyente por lo que sospechan que la misma fue creada al solo efecto de realizar transacciones ilegales. Esta empresa es citada en un informe del Ministerio Público del año 2014 en un caso de apropiación y lesión de confianza, donde fue imputado Juan De Dios Vera Acosta.

Liliana agregó que en el 2015 su padre decidió realizar denuncia ante el Ministerio Público y el caso cayó en la unidad de la fiscal Claide Acosta y permanece sin finiquito hasta la fecha.

“Mi padre siempre trabajó honestamente, esun hombre digno, y no es justo que personas que no valoran el sacrificio ajeno de un anciano de 69 años se aprovechen de su bondad y confianza”, dijo.

El denunciado es asiduo frecuentador de la iglesia católica San Lucas, localizada en el barrio del mismo nombre, donde funge de Ministro de la Eucaristía.

FRONDOSOS ANTECEDENTES

En los registros de la Policía Nacional y del Ministerio Público, el nombre de Juan De Dios Vera Irala aparece en varios procesos por hechos similares. Por ejemplo, en el año 2014, Juan de Dios Vera Irala fue imputado por el fiscal Elvio Aguilera por la comisión de los hechos punibles de Apropiación y Lesión de Confianza. 
La denuncia en su contra fue presentada el 7 de noviembre de 2013 por su socio Chang King Tai. Los citados, además de Wilfrido Sánchez, conformaban una sociedad dedicada a la explotación de cantera basáltica en Minga Guazú. Para el efecto, el oriental había cedido un inmueble de 10.000 metros cuadrados entre los kilómetros 24 y 26 del citado municipio altoparanaense. 

Igualmente, entregó la suma de 30 mil dólares americanos a Vera Irala para la entrega inicial por una retroexcavadora, de la marca Liulong, año 2013, valorada en 162.500 dólares, que debían pagar en 30 cuotas. La maquinaria debía figurar a nombre del socio mayoritario, quien era King Tai, sin embargo, por cuestiones de documentación Vera Irala hizo figurar a nombre de la firma Gaudete Import-Export, cuyo socio gerente es su hijo Manuel Vera Acosta. 

En el 2016, fue condenado a dos años de prisión con la suspensión a prueba de la condena tras haber sido hallado culpable de adueñarse de bienes ajenos por valor de U$ 1 millón. La víctima en aquella oportunidad fue un empresario brasileño.

No hay comentarios